La diferencia salarial entre hombres y mujeres, ¿Discriminación? Evidencia de los operadores de bus y tren de Massachusetts 

Quienes afirman que los hombres ganan más que las mujeres por el mismo trabajo y por el simple hecho de ser hombres suelen argumentar con datos agregados sobre los salarios. Según ellos, los hombres (a nivel español) ganan un 24% más de media que las mujeres. Sin embargo, esto no aporta evidencia sobre la supuesta discriminación salarial de la que hablan. No usan datos del mismo trabajo, sino que hablan de la suma de todos los salarios de hombres en España y los salarios de todas las mujeres. Algo parecido a ver la diferencia de salarios a nivel español de altos y bajos y decir que el grupo que más gana lo hace por discriminación al grupo que menos gana. 

Una reciente contribución al estudio sobre la supuesta discriminación salarial por razón de sexo ha sido el nuevo artículo de Valentin Bolotnyy y Natalia Emanuel, de la Universidad de Harvard. En él se estudian los salarios de los trabajadores de la Massachusetts Bay Transportation Authority.

Los autores nos enseñan, en primer lugar, la diferencia de salarios por sexo y por rango (seniority). Los horarios y rutas se eligen de mayor a menor rango. En los siguientes gráficos están reflejados los datos mencionados, junto a los de empleados con dependientes. Como se puede apreciar, los hombres ganan de media más que las mujeres. 

El segundo gráfico nos muestra las diferencias salariales entre hombres y mujeres con y sin dependientes teniendo en cuenta las horas extra, programadas y no programadas. Las horas extra se pagan como 1,5 horas normales. Los hombres trabajan, de media, más horas extra que las mujeres. 

Además, la “brecha” continúa tras la jubilación. Los hombres eligen trabajar más horas de las que sirven para calcular la pensión (las horas normales programadas y las horas extra programadas 3 meses antes). Los autores señalan que, según las encuestas que llevaron a cabo a los empleados, estos no están bien informados sobre cómo se calcula la pensión, ya que ésta depende en gran medida de los ingresos en los tres años con mayores salarios del empleado, y los encuestados no creen que trabajar más produzca una gran diferencia en su pensión.

Según el estudio, los hombres tienen el doble de probabilidad de aceptar horas extra a última hora que las mujeres, diferencia entre sexos que se mantiene en días con trabajo programado, días sin trabajo programado, días entre semana y fines de semana. 

El estudio también nos enseña la diferencia de probabilidad de aceptar trabajo extra (no programado) según estatus conyugal y dependiendo de si el empleado tiene dependientes a su cargo. 

Los hombres tienen más probabilidad de aceptarlo, y la brecha más baja es entre hombres y mujeres casados y con dependientes. 
El estudio también demuestra que las mujeres trabajan 7-11% menos horas extra programadas menos que los hombres al mes. La diferencia en horas extra no programadas asciende a 40-47,5% al mes. Las mujeres solteras con dependientes trabajan 6% menos horas extra programadas que los hombres solteros con dependientes, y la diferencia asciende hasta el 60% cuando se trata de horas extra no programadas. Los empleados casados y con dependientes la diferencia es del 14% para horas extra programadas y del 5% para horas extra no programadas. 

El estudio también compara otras diferentes elecciones de hombres y mujeres sobre trabajar en los fines de semana, en un día de fiesta y diferentes horarios (horarios partidos). Las mujeres valoran más no trabajar en fines de semana, tener mejores horarios y no trabajar en vacaciones.
Estas son las causas de la “brecha salarial” en la MBTA. 

 

Conclusión: 

¿Ganan las mujeres menos que los hombres? Al menos en los operadores de trenes y buses de Massachusetts, sí. ¿Gabán las mujeres menos por ser mujeresNo. La diferencia salarial, al menos en este caso, se debe a las decisiones de unos y otros según su valoración del tiempo libre, del trabajo, etc. 

Al menos en la MBTA, las mujeres no ganan menos por ser mujeres. 

Foto: KE ATLAS 

Una propuesta liberal para los estudios universitarios (mediante blockchain)

 Desde que en el año 1.088 se fundara la Universidad de Bolonia, la enseñanza universitaria ha consistido en cursar una serie de materias, normalmente bastante cerradas, en un mismo centro que, una vez superadas estas, emite un título académico. Eso significa que el sistema universitario no ha cambiado prácticamente nada en 9 siglos, con la excepción de que en los últimos años se fomentan los intercambios de estudiantes aunque tienen poco peso, al menos en Europa, ya que raramente superan un curso académico y son muy inferiores a los que existían en los primeros siglos de funcionamiento de las universidades.

En este sistema tradicional el alumno debe elegir cuidadosamente en que Universidad estudiar para asegurarse que estudia las materias que realmente le interesan y que las imparten los mejores profesores (aunque lo más habitual es escoger la Universidad más cercana al domicilio del alumno). Pero con el desarrollo tecnológico actual, ¿Es lógico que un estudiante curse todas sus asignaturas en la misma Universidad y se tenga que limitar a una oferta cerrada de asignaturas y profesores? ¿Es posible que un estudiante cree su propia titulación escogiendo las materias que realmente le interesen, con los profesores que le interesan, cualquiera que sea la Universidad en la que se impartan?

Esta última opción proporcionaría una formación mucho más especializada a los estudiantes, que podrían diseñarse su propio currículum, a la carta, entre las materias que imparten las universidades más prestigiosas y los mejores profesores de cada especialidad.

Universidades como proveedores de materias 

De hecho, las Universidades ya son proveedoras de materias, ya que preparan e imparten sus asignaturas y certifican su superación. Con la implantación de este nuevo modelo, cada universidad se podría especializar en las materias que realmente le interesa impartir, aquellas en las que realmente aporta valor, aumentando la calidad del contenido, sin la necesidad de impartir todo el temario.

Esto ya lo estamos viendo en algunos programas de intercambio, en postgrados y, sobre todo, en MOOCs.

La consecuencia directa para de este sistema sería el desarrollo de universidades altamente especializadas y económicamente rentables.

Certificación de los títulos universitarios

Sólo queda un aspecto por definir, ¿Quién emitiría los títulos universitarios? Una vez superadas las materias correspondientes los podría emitir un organismo certificador, que bien podría ser una empresa certificadora, una universidad o una asociación profesional, y podría utilizarse una tecnología como BlockChain para garantizar que se han superado las materias y se cumplen los requisitos.

De hecho, esto ya se hace, aunque de una forma no tan evidente, pongamos dos ejemplos en ingeniería.

En el Reino Unido las asociaciones de ingenieros, o Institutions, acreditadas por el Engineering Council exigen, como criterio de admisión, haber cursado un programa con una extensión de 360 CATS (180 ECTS) que debe incluir materias de:

  • Ciencias y matemáticas.
  • Análisis de ingeniería.
  • Diseño.
  • Economía, legal, social, ética y medioambiente.
  • Prácticas.
  • Otras habilidades: resolución de problemas, comunicación, trabajo en equipo, búsqueda de información, IT…

En España, las universidades acreditadas deben impartir un programa de 240 ECTS que debe incluir, como mínimo, el siguiente contenido:

  • Materias Básicas Científicas: 40,5 ECTS.
  • Materias Básicas Tecnológicas: 71,5 ECTS.
  • Materias de Especialidad: 68 ECTS.
  • Materias Transversales: 36 ECTS.
  • Proyecto Fin de Carrera: 12 ECTS.
  • Prácticas de Empresa: 12 ECTS.

En esta línea, cualquier empresa certificadora estaría en posición de emitir títulos universitarios si un candidato aporta los certificados de haber superado los ECTS de las materias requeridas en universidades reconocidas por la entidad, acredita las prácticas mediante certificados de las empresas en las que las ha realizado, y la realización de un proyecto fin de carrera validado, por ejemplo, por una asociación profesional.

Este nuevo sistema proporcionaría, además, mayor calidad y transparencia al proceso permitiendo, incluso, la utilización de tecnología blockchain que aporta transparencia e inviolabilidad a los registros y, mediante smart contracts, acreditar los estudios.

Diagnóstico presidencial de Colombia

Colombia se está jugando el partido de su vida. El panorama del país no es muy alentador, la sociedad pide un cambio pero a la vez en medio de una polarización tan grande podemos ver que para las elecciones del próximo 27 de mayo existen candidatos para todos los gustos.

Leer más “Diagnóstico presidencial de Colombia”

La perversa y oscura realidad detrás del sistema educativo Nacional.

Colombia hoy se encuentra en una dicotomía, seguir el mismo ejemplo de países que fracasaron al imponer un sistema socialista o retomar el rumbo del buen camino por el que veníamos transitando hasta hace 8 años.

Leer más “La perversa y oscura realidad detrás del sistema educativo Nacional.”

Atentan contra el honor y reputación de Eduardo Flores por un malentendido

Apolo considera que el contenido emitido por la Fundación Henrry Vargas y la cuenta de twitter @templarioResist atenta contra el honor y la reputación de Eduardo Flores, por ser el contenido de carácter difamatorio y calumniador.

Leer más “Atentan contra el honor y reputación de Eduardo Flores por un malentendido”

Las redes sociales arden debido a la nueva camiseta de la selección española. 

Ha sido presentada la camiseta con que la selección española jugará el Mundial 2018 de Rusia. A simple vista, esta tiene unos peculiares colores, que parecen hacer referencia a la bandera de la segunda república española, rojo amarillo y morado.

Leer más “Las redes sociales arden debido a la nueva camiseta de la selección española. “